4. Tipos de particiones

Hay dos clases de particiones: primarias y extendidas.

Una partición primaria es una única unidad lógica para el ordenador. Además puede ser reconocida como una partición de arranque.

En cambio la partición extendida puede tener más de una unidad lógica. Tampoco es una unidad de arranque.

La partición primaria puede contener un sistema operativo para arrancar.

Una de las particiones primarias se llama la partición activa y es la de arranque. El ordenador busca en esa partición activa el arranque del sistema.

Cuando hay varios sistemas operativos instalados, la partición activa tiene un pequeño programa llamado gestor de arranque, que presenta un pequeño menú que permite elegir qué sistema operativo se arranca.

En un disco puede haber 4 particiones primarias o 3 primarias y 1 extendida.

Cuando se crean las particiones, se graba en el sector de arranque del disco (MBR), una pequeña tabla que indica dónde empieza y dónde acaba cada partición, el tipo de partición que es y si es o no la partición activa.

Resumiendo, podemos considerar tres tipos de particiones:

La primaria: La puede utilizar como arranque el MBR (sector de arranque) del disco.

La extendida: no la puede utilizar el MBR como arranque. Se inventó para romper la limitación de 4 particiones primarias en un disco. Es como si se tratara de una primaria subdividida en lógicas más pequeñas.

La partición lógica: ocupa parte de la extendida o su totalidad.

Algunos sistemas operativos modernos se pueden instalar en cualquier tipo de partición, pero el sector de arranque del disco necesita una primaria. Por lo demás no hay diferencia entre ellas en cuanto a rendimiento.

Si está instalando el sistema operativo por primera vez, puede aprovechar la instalación para establecer un mínimo de tres particiones (una primaria y una extendida con dos unidades lógicas), así deja dos primarias disponibles para el futuro. Deje espacio del disco sin asignar para definir con posterioridad, particiones nuevas.