Menú clásico del botón Inicio

El botón Iniciar de la barra de tareas ha experimentado un cambio en su aspecto y forma de funcionar.

Es posible volver al modo clásico del menú inicio siguiendo la siguiente secuencia:

Inicio > Panel de control > Apariencia y personalización > Personalizar el menú inicio > Pestaña de Menú Inicio > Menú Inicio clásico

Ejecute esta secuencia y vea el cambio que experimenta el botón Inicio cuando volvemos al modo clásico. Después recupere el nuevo estilo de la interface. La figura muestra algún detalle que ilustra el proceso.

Más directo es utilizar las propiedades de la barra de tareas desplegando el menú contextual de la barra con botón derecho del ratón.

El botón Iniciar despliega un panel (con transparencia) dividido en dos zonas que a su vez contiene áreas separadas por una línea. La zona de la izquierda contiene vínculos a los programas de uso frecuente. En la parte inferior puede desplegar Todos los programas instalados en el ordenador. Este lado izquierdo funciona como un panel de navegación imitando las páginas Web que suelen tener un panel o marco lateral para mostrar opciones de navegación. Este es un método de acceder a los programas más acorde con las nuevas tendencias de navegación frente al despliegue en árbol que se usaba en Windows XP.

En la parte inferior aparece una casilla para búsquedas. Es muy fácil acceder tecleando las primeras letras del programa que se busca. En esta versión se ha creado un buen motor de búsqueda basado en indexaciones que acelera el proceso de localización. Se trata de una mejora interesante dado el gran número de archivos y programas que se manejan. En casi todas las ventanas aparece esta opción rápida de búsqueda.

En el panel derecho tenemos accesos rápidos a carpetas importantes, al panel de control, a la red y a los dispositivos de almacenamiento del equipo (Equipo, antes llamado MiPc). Observe que también hay acceso a una ayuda con información abundante

En la parte inferior vemos tres botones: Suspender o estado de baja energía, bloquear y un botón con varias opciones , entre ellas Apagar.

La suspensión es un estado de ahorro de energía. Al entrar en suspensión, todos los documentos abiertos y programas se guardan. El equipo puede reanudar rápidamente el funcionamiento cuando desee seguir trabajando.

Mientras el equipo está suspendido, las luces de hardware pueden parpadear lentamente o cambiar de color.

Es posible que el equipo pase al modo de suspensión tras un periodo de inactividad.

Mientras el equipo está en modo de suspensión, Windows guarda todos los documentos y programas abiertos en la memoria. Mientras el equipo no se apague, el trabajo está seguro. En algunos equipos, antes de pasar al modo de suspensión Windows puede preguntarle si desea guardar los documentos y programas abiertos en el disco duro, lo que es muy similar a la hibernación. Este estado de suspensión se llama suspensión híbrida. La suspensión híbrida puede ayudar a proteger los programas y documentos abiertos mientras el equipo está en suspensión. Cuando el equipo pasa al modo de suspensión, la suspensión híbrida guarda todos los programas y documentos abiertos tanto en memoria como en el disco duro. Usando la suspensión híbrida puede reanudar el trabajo con rapidez, normalmente en sólo unos segundos. Si se produce un error de alimentación, Windows aún puede restaurar el trabajo a partir de los programas y documentos guardados en el disco duro.

Cuando el equipo permanece en suspensión durante un largo periodo de tiempo, Windows guarda todos los documentos y programas abiertos en el disco duro, incluida la información acerca de los programas que estaba usando, lo que equivale a una hibernación, y a continuación apaga el equipo.

En la mayor parte de los equipos, puede reanudar el trabajo presionando el botón de encendido. No obstante, no todos los equipos son iguales. Tal vez pueda reactivar el equipo presionando una tecla, haciendo clic con el ratón o abriendo la tapa de su portátil.